1 de noviembre de 2017

Poe Scrimshaw.

Hoy, Día de Todos los Santos toca algo relacionado con el cariz de esta temporada, cuando antes era la época en que ha terminado la cosecha, la tierra entraba en una especie de pausa y todo perdía color, los días eran más cortos, el sol calentaba poco y permanecía bajo, y la gente tenía tiempo de empezar a pensar y hacerse preguntas y sacar conclusiones a su modo sobre lo desconocido, la noche, la muerte, y su propia situación en el mundo. Aunque muy pronto se ponían a hacer adobes y se les pasaba.

Lo que mostraré hoy es un scrimshaw, esa técnica de grabado sobre hueso que ya que presentado antes aquí y que es tan simple como ponerse el zapato correcto en cada pie, pero eso si, demanda paciencia. Es un retrato (o pretende serlo) del poeta estadounidense Edgar Allan Poe, ya sabemos, el lugar mas común en la cultura pop occidental cuando se trata de terror, misterio, melancolía, sombra para los ojos y cuervos.
El inglés está muy lejos de ser una lengua estéticamente bella, aunque ha dado cosas de contenido genial. Pero de algún modo este hombre se las arregló para hacerla muy pero muy bonita al oído o a la vista al contemplar los párrafos, contenido a parte que también es de un valor altísimo. Por otro lado sus retratos tienen un no se que, es bastante propenso a ser representado y recordado. Bueno venga el vídeo; ah si, es un vídeo otra vez. ¿Ven lo bien que disimulo mi terrible transmutación en youtuber?, cuando menos lo esperen estaré frente a la cámara gritando desorbitando los ojos y haciendo cambios de toma a cada puta silaba que pronuncie:


Creo que a esta cosa le vendría bien alguna base o complemento en hierro forjado, así que no descarto que haya una secuela en el futuro.



Y eso es todo de momento. Un Saludo.

12 de octubre de 2017

Cuchillo desollador.

Hola, mis fieles lectores. Estoy contento, bueno no tanto, mi producción sigue siendo exigua pero voy bien con el propósito de lograr este año sacar al menos una entrada por mes, que para mi blogueo histórico, es mucho decir
El día de hoy traigo solamente otro vídeo, es algo sencillo: un cuchillo de desollar hecho a partir de una lima usada. Lo hice para un amigo taxidermista que ya tiene otras piezas mías, en esta ocasión quería un cuchillo de esta tipología pero realmente duro, más que los industriales de inoxidable que tiene, para poder trabajar y trabajar a veces a contrarreloj sin tener que detenerse a afilar. El resultado es una herramienta muy espartana, aunque nunca me resisto a poner algo estético e inútil.

Sigo con la mala calidad de video de siempre, ahora es otro teléfono y creí que saldría mucho mejor por ser una cámara más potente, pero la luz en este vídeo es peor que en el último que hice, aunque igual que el anterior me resultó divertido hacerlo. De cualquier modo esto esta hecho para mirarse más y leerse menos:






Un saludo y nos leemos pronto.



13 de septiembre de 2017

Restauraciones y algo más.

Cuando la gente sabe que uno (el hijo que le salio raro a los pobres de los padres) hace cosas relacionados con cuchillos y demás, comienza a hacer peticiones simples como que les afile un cuchillo u otra herramienta, hasta otras muy complejas pensando que uno acaba tres docenas de katanas antes de desayunar todos los días, y por hobby.
Pero en un punto intermedio a veces piden cosas interesantes, como la restauración del machete del abuelo que querían mucho.

Algunos años atrás se me pidió ponerle cachas a un antiguo machete Legitimus Collins Made in USA, una marca de herramientas legendaria por su calidad, hasta la fecha son muy apreciadas en el mercado de segunda mano, mi propio padre tiene varios que ha ido comprando. Ya no se fabrican, creo que alguien compró solo el nombre y ahora bajo su sombrilla venden machetes hechos en Sudamerica, pero ya no son ni la sombra de aquellos de mediados del S.XX hechos en Estados Unidos. Ahora que lo recuerdo le hice a las cachas de mezquite una forma muy rara, pero era cómodo y fue muy celebrado en su momento. Para dar una idea de lo apreciados que son los viejos Collins, el hombre que tenía este ya restaurado lo llevaba a todas partes en su vaina pendiendo en la silla de su caballo, y fue asediado con ofertas de compra constantemente por mucha gente, hasta que en un nefasto día en un descuido mínimo se lo robaron.


Hace poco restauré otro machete en este caso un Campos Hermanos, marca conocida popularmente como "El Torito" porque su cuño era la cabeza de un animalito de esos. Ésta era una empresa siderúrgica mexicana que fabricaba herramientas de mano de todo tipo, sus machetes eran de gran calidad siendo para algunos iguales y para otros solo un poco inferiores a los Collins, yo me cuento en el segundo grupo.

El paciente era un machete "De cinta entera" que yo siempre he conocido como "Guaparra". Las marcas activas ya no hacen modelos así, se trata de un machete muy laargo y fino para su portación y uso a caballo, fuera de un arma de riña y de un adorno en la silla de montar no le veo mucho más uso.


Las cachas de un plástico primitivo -probablemente baquelita- estaban rotas. Lo único que hice fue pulirlo y reemplazar las cachas por unas de madera.


Utilicé maderas de encino y mezquite, la verdad no fue una decisión estética en principio, lo que pasó es que disponía de pedacería de esas maderas que no me daba para sacar las cachas de una sola pieza, pero formatearlas a partir de cuatro fragmentos me resultaba mucho mas rápido, y quedó algo muy bonito, además como  soy un perezoso detestable así me evitaba serrar a mano la viga de mezquite de la que saco madera.



Le di la forma a cada pedazo y las pegué con resina epóxica en parejas, finalmente las emparejé  por desbaste y le pusé remaches de hierro. Existe la tendencia en la cuchillería artesanal actual a pegar todo con las varillas metálicas incluidas y luego desbastar sin más hasta igualar todo a la forma final, sé que con eso ya aguanta perfectamente pero esa forma de hacer las cosas me provoca mucha zozobra, yo siempre remacharé.




-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Ahora mostraré otro proyecto, algo más pequeño pero que me resultó más interesante y divertido. Un amigo me pidió restaurar una navaja Victorinox que se había encontrado en la calle.... Sé que esto de las navajas suizas es un mundo muy amplio, pero de todo eso no conozco ni la O por lo redondo.

La paciente era esta cosa impresentable, con una sola cacha rota, investigando encontré que es el modelo "Victorinox Camper". Lo interesante es que las herramientas mostraban mucho desgaste, sobre todo la navaja principal que estaba ya muy angosta a golpe de reafilados, incluso estaba manchada de lo que creo era aguacate seco, lo que demuestra que su desafortunado dueño la mantenía en pleno uso, y que es un sucio (y también el cabrón de mi amigo por no limpiarla siquiera antes de dármela). En todo caso debió resentir la pérdida de su herramienta.



Me dijó mi amigo que como yo era tan bueno haciendo grabados y me admiraba un montón quería saber si podía ponerle a la navaja un rinoceronte..... que sé yo del fetiche que tenga con ese animal, él no tenía idea de como ni en donde, tampoco yo, pero con el ego hinchado acepté sin tener una puta idea de como resolverlo. Para empezar pulí, afilé y lubrique las herramientas, antes de dedicarme de lleno a su exterior.

Le puse cachas de madera de huizache, fue fácil porque usé pedacitos de los que sobran cuando he hecho cachas grandes, es una madera bastante dura y bonita que acepta un pulido muy alto. Conozco de la existencia de todo un culto alrededor de esta marca suiza, así que para no perder la identidad de la navaja se me ocurrió recortar el logo de la cacha original e incrustarlo en la nueva, así los cuñados se quedarán atónitos al ver que es una Victorinox original, y muertos de la envidia aparentando serenidad y recomponiendo la estabilidad de sus rodillas, le preguntarán que de dónde la sacó.




Las cachas van pegadas con resina epóxica, ya sabemos que el acero inoxidable es muy malo interactuando con sustancias adhesivas, pero no importa porque todo el trabajo recae en los tetones de bronce donde iban fijadas las cachas originales, allí la resina si que se adhiere, pero sobre todo  cuentan con un pequeño borde saliente donde ésta puede anclarse firmemente, los tetones entran en perforaciones hechas en la madera estando todo sellado con la resina.


Para resolver el tema del rinoceronte hice un trozo de la cacha del otro lado de hueso, la cual pulí y usé para hacer grabado con la vieja técnica de scrimshaw; un dibujo realista bastante simple de la cabeza de un rinoceronte, es el mismo lado donde quedó el logo de Victorinox.


(Sí, el logo me quedó ligeramente chueco.... juro que no lo noté hasta que pegué las piezas, pero es un detalle juguetón que dice algo así como: "¡He, miren, estoy estoy desaliñado, aquí me puso la mano humana y no una máquina, no soy parte de una serie!". Jajaja que mierda hasta yo me lo empecé a creer, la verdad es un error tonto que no me esperaba, y que anticiparé si vuelvo a hacer algo parecido, mea culpa).



Y eso es todo. Este último trabajo me gustó mucho, hasta me dan ganas de comprar una navaja parecida, siempre he subestimado las plegables de este tipo pero trabajar con esta me ha acercado a su carisma, utilidad, y buena calidad en el caso de esta marca.

Es todo por ahora, nos leemos pronto. Saluditos.

24 de agosto de 2017

Cuchillería Variada.

Hola. Toca la entrada de este mes. Hoy no habrá ningún proceso interesante, será solo un muestrario de cuchillos que he hecho últimamente...bueno, vamos.
Muy al hilo de la entrada anterior este es un machete-hachuela de carnicero bastante grande, su particularidad es que le hice por desbaste un canal en una de las caras, por lo demás es acero 5180, las cachas de huizache y los remaches de tubo de latón.

                                      





Esta otra más pequeñita y básica, pero no por ello con menos personalidad:



Un cuchillo tipo "figther" de acero 1070 de disco de arado, cachas de encino y remaches de aluminio:





Una Navaja de fricción, el tipo de cuchillo plegable más básico que existe, la hoja es de 1070, el mango de asta de venado cola blanca y poco más:




Un cuchillo para cocina forjado en 5160 con cachas de huizache, remaches de bronce y pasatiento de latón, es bien sobrio y robusto, lo pensé para cocina pero la verdad es que por su robustez bien podría ser un utilitario general más arriesgado.





Le hice un electrograbado de volutas puramente decorativo, me encanta como queda aunque sea muy difícil de fotografiar.


Un Bowie forjado de una lima, guarda de hierro, un separador de madera de mezquite y mango de hueso de vaca con un scrimshaw de la cabeza de un bisonte. Materiales y procesos muy básicos, pero me gustó mucho el resultado.






Este es un juego para parrilla de hace tiempo, un cuchillo y trinchador de acero 5160, encabados en huizache, y tenazas de hierro para manipular la carne o el carbón.





Finalmente esta cosilla simpática, un cuchillito muy rústico hecho de una lima con cachas de casco de caballo, un remache de hierro y un remache-pasatiento de tubo de cobre, poco más que decir.





Y ya....creo que me extendí demasiado. Tendré que actualizar este tipo de cosas más a menudo, aún tengo otras sin mostrar y mucho en proceso, sobre todo será bueno para mantener atendido el blog. Me voy a dormir que me muero. Un saludo.

27 de julio de 2017

Machete de Carnicero Medieval.

Regresemos a temas medievales.
Terminología histórica a parte, no estoy seguro de si llamarle “Hachuela”, aunque "Cuchilla" igual funciona mejor; pero el término “Machete” le viene perfecto para entendernos en español internacional actual. Hace tiempo tuve otro de esos lapsos de iluminación epifaníca mirando iluminaciones medievales en internet, no recuerdo como pero di con esta imagen:


Podemos apreciar allí con gran detalle una carnicería medieval, concretamente esta ilustración viene del libro Tacuinum Sanitatis Lat.9333, de alrededor de 1450 en Francia, un ejemplar de un famoso tratado sobre salud de origen árabe, aunque traducido y totalmente occidentalizado pues incluso se ve  en otras imágenes como se procesa carne de cerdo con singular alegría. El detalle que atañe a nuestro asunto es el machete que reposa sobre la mesa.

Una cuchilla de tamaño considerable, no hace falta mucho para deducir que es la herramienta principal para despiezar a los animales en trozos manejables, pesables y vendibles, cumpliendo la función de las hachuelas de carnicero actuales que todos conocemos por el morbo que dan en el cine y la televisión cuando se empuñan contra carne humana (carne corredora y gritona, a ser posible), aunque cada vez más su función en las carnicerías vaya pasando a las sierras eléctricas sinfín o de disco.


No tuve que buscar mucho para dar con otras ilustraciones del tema en el mismo libro. Ésta otra se ve más pequeña, quizá más apropiada para trabajar sobre ovinos, que es lo que parece representar la ilustración:


Y éste otro mucho más grande y contundente, que aparte de largo es bastante ancho, incluso se ve igual a los machetes que se usan para cortar caña de azúcar, parece hacer fácil el trabajo de despiezar cerdos:

Se ven en general cuchillas muy simples de forma rectangular estrechada hacia el mango, con cachas seguramente de madera sostenidas siempre por cuatro remaches y con un aro en el extremo de la empuñadura, que habría servido para guardar la herramienta colgándola.

Esto me llamó poderosamente la atención y decidí hacer uno basándome en estas ilustraciones, sin tomar algún ejemplo en particular pero considerando las variaciones entre los mismos. Así que comencé con  un trozo de muelle de suspensión automotriz, el viejo y confiable acero 5160. No voy a forjar tantísimo, por lo que corté directamente la empuñadura dejando material suficiente para el aro.



A la fragua a enderezar


Y luego a forjar para hacer la geometría de la hoja, solo aplastar un poco el filo y extender el ancho de la hoja en el extremo para acercarnos a la forma de las iluminaciones.


Hacer los cuatro agujeros en la empuñadura para los remaches



Y el importantísimo aro.


Ya empieza a verse la intención......


A recortar y desbastar




Ya con la forma muy afinada enderezo lo mejor posible en caliente y normalizo la hoja y hago los tratamientos térmicos: normalizar, templar y revenir.


Ahora a rectificar y pulir como ya expliqué en su momento, pero en esta ocasión no rectifiqué a piedra sino a segueta, usando una sierra de arco como si fuera lima, al mas puro estilo del Tercer Mundo (fiel a mi tradición el vídeo es pésimo):



Es una solución de ínfimo presupuesto para rectificar una hoja grande y templada luego de hacerlo lo mejor posible a esmeril/radial, así que tampoco hay que sacar mucho metal ya. Si lo hago a piedra me tardo más, No lo hago a lima porque la arruinaría con pocas pasadas, las limas están reservadas para otras cosas. En cambio con la sierra saco rebaba como si nada y me deja una superficie plana lista para lijar, vámos, hace el mismo nivel de trabajo que la lima pero sin arruinar una, y aguanta mas de lo que pareciera, de hecho es una sierra usada que ya había desechado para cortar.


Esta hoja voy a dejarla con una terminación muy basta, apenas hasta el grano 150, simple pero ya luce mucho y no de nada de miedo usarla y reusarla.


Las cachas las hice de mezquite, una aberración histórica porque es una madera americana, pero nadie negará que tiene un bonito color además de ser dura y pesada; la dejé sin pulir, apenas con el acabado de la escofina, aunque eso sí, al montarlas nada de pegamentos modernos tal como se hubiera hecho entonces y como yo hice mis primeros cuchillos. Se siente algo raro saltarse ese paso.


Los remaches de hierro los dejé brutos y sobresaliendo bastante, cuando lo habitual es desbastarlos al ras de la madera.


Y luego de afilarla queda lista, nada de sutilezas, un filo muy basto y robusto a piedra, para cortar por impacto a través de carne, tendones y huesos todo el día.


Mide 50.5cm totales con 33.5cm de hoja, 5mm de grosor en el lomo y 760g de peso, dimensiones que le confieren una contundencia notable.


No creo que nadie, al menos en mi entorno, esté interesado en el especifico y engorroso tema de recrear una carnicería medieval…… así que viéndolo con buena voluntad, aunque fuese específicamente una herramienta para carniceros no me parece descabellado pensar que al menos alguna pudiera haber salido del entorno carnil y terminara como machete utilitario en manos de cualquier individuo no-carnicero, partiendo leña o desbrozando, podando, tallando madera, cortando verduras,  y quien sabe quizá hasta como arma de emergencia, pues a pesar de su corto alcance si se daban las circunstancias, un golpe bien descargado con esto no habría dejado indiferente a nadie. Puedo imaginar perfectamente a un peón mugroso que ha quedado en el bando vencedor, recorriendo el campo tras la batalla rapiñando entre suplicas y alaridos, rematando heridos aquí y allá también de la manera menos elegante con esta herramienta, único aporte propio (la robó) a su pobre panoplia................. Necesito dormir más. 


Curiosamente es muy pero muy atemporal, así de botepronto nadie diría que es algo medieval, incluso nadie diría que es europeo. Me recuerda mucho a una tipología de machete del Sudeste Asiático llamada "Parang" que actualmente está muy de moda entre la gente que gusta del campismo y cosas afines, convergencia evolutiva pura y dura.


Me encontré esta pintura de Fra Angelico del alrededor de 1430-50 donde se ve la muerte de San Pedro Mártir (cuya historia produjo un arte especialmente interesante para tipos como yo por el fiel registro que dejó de las posibles armas homicidas), el asunto es que su matador lleva pendiendo del cinto un machete casi igual pero más grandote, con el que ya hendió cual melón maduro la santa tonsura de su víctima. 
Nos leemos pronto, saludines.